Entrevista al Prof. Dr. Pablo Carlevaro, ex - Decano,
referente universitario y un militante de la vida

Prof. Elbio D. Álvarez Aguilar

Desde hace tiempo teníamos en nuestro debe esta entrevista. Finalmente pudimos en este mes de marzo, sentarnos a charlar con un referente histórico de la medicina uruguaya y un ejemplar militante de la vida, como lo es el Dr,. Pablo Virgilio Carlevaro Bottero. Lo hicimos en su apartamento de la calle Arquímedes en una tarde calurosa en la que lo acompañamos con Sebastián en un largo recorrido de recuerdos en los cuales lo académico se entremezcló con su activa militancia social y el trascendente rol que desempeñara durante gran parte del pasado siglo hasta este presente, en la Universidad de la República y, trascendiendo a ella, en la Universidad Latinoamericana.
Pablo Carlevaro nació en Montevideo, en una fecha muy especial, un 25 de diciembre del año 1927, hijo de Pablo Florencio Carlevaro y de Emilia Bottero, siendo sus hermanos Domingo y Mirta Emilia.
En largo dialogado que despertó nuestro interés, nos narró etapas de su exilio en Argentina donde vivió  (Perón ya había muerto), hasta que la derecha y la “Triple A” comenzaron a amenazar vidas y existencias de exiliados y gente de izquierda.

Preso en Argentina, junto con Caldeyro Barcia


En ese período él y Caldeyro Barcia fueron detenidos y mantenidos presos por unos días, en oportunidad en la que estaban organizando un Congreso. Al salir, Caldeyro me propuso que en vez de irnos a mi casa (en un distrito ubicado a unos 20 kilómetros de Buenos Aires), nos fuésemos al hotel de él. Pese a la difícil situación que se estaba viviendo, el Congreso se realizó. Caldeyro trajo a dos médicos cubanos al Congreso Mundial de Pediatría, uno un pediatra distinguido y el otro un activista político importante, quienes nos advirtieron que cuando quisiéramos nos podríamos refugiar en la Embajada de su país.

Exiliado en Cuba


Después de eso (ya hacía un año que estaba en Argentina) se fueron para Cuba, donde Carlevaro vivió cerca de 5 años.
Alertándonos que la entrevista sería larga si seguía hablando de su exilio y de las peripecias vividas - aspecto que dejamos para otra visita - entramos a hablar de su vida profesional.

Antes de Médico, docente de Biofísica y
como estudiante, intensa actividad gremial


Nos recuerda entonces que desde ante de titularse como médico, ejerció como docente de Biofísica durante años, “materia básica - nos dice - en la cual enseñábamos y hacíamos investigaciones”.
Desde que ingresó a la Facultad tuvo una intensa actuación gremial en la Asociación de Estudiantes de Medicina en los años 50, actividad – puntualiza – “a la que mucho debo en mi formación  personal, en una época en la cual el gremio estudiantil se manejaba de una manera diferente sin la injerencia  que tuvieron después los partidos políticos”. Desde el 50 al 51 fue Secretario General de la Asociación.

Integrante del Claustro, su
presidencia y el Plan 68


Paralelamente a su actividad docente, primero en representación del Orden Estudiantil y después como delegado de los Docentes, integró el Claustro de la Facultad al que Presidió en la época en el que se aprobó el currículo del nuevo Plan de Estudios de la carrera, el llamado Plan 68.

Año 1969: preso por Medidas
de Seguridad y electo Decano


En el año 1969 Carlevaro fue electo Decano, pero antes de ello estuvo preso por Medidas Prontas de Seguridad durante una semana en el Cuartel del CGIOR (en la zona del Cordón), donde me trataron bien ya que usted debe recordar que el Jefe de la Región Militar No. 1 era el Gral. Seregni.
¿La razón?. “Al parecer un discurso que yo había hecho en un acto universitario, en el cual yo había dicho algo que a Pacheco Areco no le gustó”. A ese período – agrega - donde la libertad de expresión entre otras estaba conculcada yo le llamo la pre-dictadura.

Pacheco, un pre-dictador


“Pacheco – afirma con énfasis – fue un pre-dictador. “¿Y sabe por qué no fue dictador? .Porque el Movimiento Tupamaro estaba aún entero operativamente y la CNT y la Universidad estaban no sólo fuerte sino en una clara posición de defensa de la institucionalidad”
Después – recuerda- inventó aquello de la Reforma que, a la postre llevó a Bordaberry al poder y luego al golpe y a la dictadura…

El por qué de su detención


El problema real en mi caso no fue el discurso, era que iban a haber elecciones de cargo en la Facultad. Había terminado el decanato de Hermógenes Álvarez y levantaron mi nombre para el cargo, los estudiantes y un sector de docentes y, como una forma de generar un impedimento, me detienen bajo Medidas de Seguridad.

Desde 1969 al 73 Decano. Estaba en B. Aires
cuando intervienen la Universidad.


Desde el 69 al 73 yo estuve como Decano. Prácticamente hasta el golpe. Cuando intervinieron la Universidad yo estaba en Buenos Aires por una situación familiar y por casualidad. Cuando la intervinieron nos avisaron a Pérez Pérez y a mi que no volviésemos porque lo único que íbamos a ganar es que nos llevaran presos. Que nos quedáramos y denunciáramos en Argentina la intervención de la Universidad, lo que nos llevó a realizar un gran acto en la Facultad de Medicina explicando la situación que se vivía en el Uruguay.

Logré exiliarme primero en Cuba y después
 en Méjico, pero muchos murieron…


En la Facultad de Argentina me  dieron – nos dice – un escritorio para recibir a los universitarios compatriotas y ello fue el determinante de mi persecución y mi exilio en Cuba y México. Yo me salvé, pero a muchos compatriotas los mataron, algunos en Argentina y a otros acá traídos – no se si muertos o aún vivos – en los llamados “vuelos de la muerte”.

Retorna en 1985 y es electo
Decano en 2 períodos consecutivos.


En el año 1985 volví al Uruguay y a la Facultad. Nuevamente al Decanato. Seguí hasta el 92, año en el que cesé por límite de edad (65 años).
Estuve entonces, después de la dictadura, dos períodos como Decano. Es decir que me tocó estar al frente de la Facultad 12 años: del 69 al 73 y del 85 al 92.

Período constructivo para la
Facultad  antes de la dictadura.


Antes de la dictadura, pese a lo agitado del período y las represiones en las calles, fue un período constructivo. Nosotros habíamos elaborado antes, a través de España, en las Asambleas del Claustro de la Facultad de Medicina, aquel proyecto que después se llamó Plan 68, plan de estudio que fue vanguardia en América Latina, que empezamos a poner en práctica antes del 73. Debo recordar que en su elaboración jugaron un rol fundamental los estudiantes a través de la Asociación de Estudiantes de Medicina en sus sucesivas representaciones, muchos de cuyos miembros fueran luego distinguidos Docentes de la Facultad, y por otro lado un grupo de profesores muy partidarios de una enseñanza nueva, diferente, y activa en contra de la clásica pasividad.

El Plan 68 abría de entrada a los
 estudiantes el contacto con la sociedad


Era un Plan, que en el llamado Ciclo Básico, abría de entrada a los estudiantes el panorama de la sociedad. En él introdujimos además, junto con disciplinas científicas clásicas, la Biología y las Matemáticas por las carencias que había de  esta materia en la formación de los médicos, además de Psicología y Sociología. Desde el primer año entonces el estudiante conocía y asumía la realidad social tal cual era, haciendo además experiencias de campo en la cual los asistentes adquirían una motivación muy amplia sobre las problemáticas sociales de ellos mimos y de quienes eventualmente luego podrían ser sus pacientes. Este plan no era mío, era como el romancero, de autor anónimo pero tenía continuidad y unidad.
Este Plan la dictadura lo liquida.

Segundo período, el de la reconstrucción
de la Universidad y la Facultad


Cuando me toca el segundo período, la Universidad entra en el período de su reconstrucción ya que la dictadura la había destruido en todo sentido, y nuestra Facultad había sido hasta destruida físicamente por las balas del régimen. Todos los profesores que venían actuando presentaron sus renuncias y luego quedaron afuera todos los colaboradores de la dictadura. Pero aclaro que no hubo una lucha interna por el poder. Se llamó a la provisión titular de todos los cargos docentes.

Duras carencias entre el 85 y el 92. Diferente al
desarrollo constructivo actual de la Universidad


Este segundo período nuestro – nos dice - del 85 al 92, fue pues un período de reconstrucción, aunque la miseria de la Facultad y principalmente del Hospital de Clínicas, fue esa carencia también un signo de la administración de Sanguinetti.
Fue un período muy difícil, muy diferente del desarrollo constructivo actual que la Universidad lo está haciendo muy bien y está abriendo ya tres sedes en el interior del país y se proyecta una cuarta. El viernes precisamente se inaugura el edificio de Maldonado que es un Centro Regional que abarca Maldonado, Rocha, Treinta y Tres y Lavalleja. Después hay uno en el Norte y hay otro en el Litoral Norte y va a haber otro en el Sur con Colonia, San José, Soriano, Florida.  Y tendría que haber 5, es decir uno con Canelones, Florida, Durazno y Flores pienso yo, e incluso otro volcado a la costa en el litoral comprendiendo Colonia.

Cinco veces electo. Y un recuerdo
especial de un proyecto de la pre-dictadura.


Para terminar mi trayectoria universitaria, le cuento que después que terminé el Decanato (recordamos nosotros que fue electo 5 veces comprendiendo la pre y en la post dictadura), retomamos un proyecto de la pre-dictadura en la que actuaban junto a nosotros docentes de Psicología, de Enfermería, de Nutrición, de Auxiliares Médicos, Asistentes Sociales, etc., que fue una experiencia de aprendizaje de docencia en el terreno, es decir en la comunidad.
Ese proyecto que abortó en la dictadura, en el período de reconstrucción lo reiniciamos y empezamos en el Cerro con el Programa Apex de la Universidad que hizo y hace cosas trascendentes, pero – debo decirlo – el Consejo Directivo Central no lo apoyó como lo había apoyado en la época de Mario Cassinoni, Rector de la Universidad en un período duro y combativo, y tampoco el Rector Guarga que nos trató muy mal.

Los Cursos Universitarios de Verano en el
Cerro: un símbolo de la Universidad popular


El Prof. Carlevaro se para, busca entre sus papeles y nos entrega un Programa del Año 2005 relativo a los Cursos de Varano de la Universidad de la República denominado “Rector Oscar J. Maggiolo”, que anunciaba la realización en el Cerro entre el 14 y el 25 de febrero de Actividades con las siguientes áreas temáticas: sociedad, educación, humanidades y arte, salud, pueblo-educación popular y vida, comunicación. Y otro Programa Cultural que se desarrolló en los mismos días en el Teatro “Florencio Sánchez en horas de la noche, para toda la comunidad, con charlas, espectáculos artísticos, cine, foros, teatro, encuentros fogoneros, y la exhibición del documental “ A las cinco en punto” con la presencia de algunos de los protagonistas.
Todo un símbolo de la Universidad y de la Facultad popular que a nosotros nos exime de otros comentarios.

Director por concurso del Programa APEX
y su visión de la enseñanza actual


El Prof. Dr. Pablo Carlevaro termina sus actividades dirigiendo por concurso el Programa Apex que, en el Cerro, ya lleva más de 15 años, y se viene desarrollando actualmente en forma conjunta y coordinada con Programas que abarcan otras áreas.
Ya para finalizar pues habíamos acordado una hora, y en conocimiento que todos los miércoles se reúne con varios colegas, para charlar sobre temas educativos, no podemos eludir el preguntarle ¿Cómo ve la realidad educativa en general hoy en el país?.
Y Carlevaro nos dice en rápido pincelazo: “no deja de asombrarme la comprobación de las dificultades notorias que tiene la enseñanza, muy particularmente la enseñanza secundaria porque la enseñanza primaria tiene dificultades pero funciona y tiene expresiones de progreso y calidad como las Escuelas de tiempo completo, entre otros aspectos; la UTU está bastante bien. Y la Universidad es autónoma”.

Secundaria en el ojo de la tormenta y 
cinismo en quienes iniciaron el desastre


“Pero fíjese que lo que está en el ojo de la tormenta es Secundaria y ¿sabe una cosa? A mi me asombra que estos que condenan Secundaria no sepan y reconozcan que los iniciadores del desastre de Secundaria fueron  ellos, los Partidos Políticos, con Echegoyen a la cabeza quienes liquidaron  a Rodríguez Zorrilla con una campaña macartista de denuncias infundadas y ahora, estos sinvergüenzas dicen que todo se debe a la presencia de los delegados de los docentes en los Consejos, cuando en realidad debería haber una autonomía total para todos los Entes de la Enseñanza que era lo que nosotros reclamábamos desde el año 51”


“Entonces yo que le voy a decir?. Me asombra que no le contesten y les digan cínicos, el estado educativo actual, y el estado es un proceso, no se resuelve en tres meses. Y que les recuerden que la Ley de Educación de Sanguinetti que fue el comienzo de la pérdida de autonomía, ratificada luego en forma camuflada sigue siendo lo que eliminó la pérdida de la autonomía en Secundaria. Y ahora dicen lo que dicen, Es una sinvergüencería que la izquierda no sabe contestar…pero prefiero que no me haga hablar más sobre este tema”.
“Simplemente que me asombra – le reitero – que no haya gente que les salga a contestar”.

Muchos temas quedaron sin tocar. Extensión universitaria, participación, formación y conciencia social del médico, la responsabilidad creadora de los estudiantes, el compromiso del docente…y un sinfín de preguntas a un profesional que marcó un jalón trascendente en la historia de la Universidad y de la Facultad de Medicina del Uruguay, y que fue y es - como dijimos al principio - un referente y a un militante de la vida.

 

 

 

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8

___________________________________________________________________________